Viajar en el tiempo

Viajar en el tiempo

Si pudieras viajar en el tiempo ¿A dónde irías? ¿Viajarías al pasado o al futuro? ¿Serías solo un espectador o buscarías cambiar la historia?

Siempre  nos hemos preguntado qué haríamos con una máquina del tiempo.  Algunos buscan viajar al futuro, para conocer el destino de la humanidad, ese destino prometido lleno de avances tecnológicos y de viajes en el espacio. Al mismo tiempo, nos da miedo encontrarnos con un futuro donde como sociedad nunca pudimos corregir el mundo y terminados destruyendo nuestro planeta.  De manera personal, también nos interesa saber con quién nos casaremos, como serán nuestros hijos, si al fin se pudo concretar ese proyecto en el que tanto hemos trabajado y buscamos ese final feliz de nuestra historia, pero al mismo tiempo nos da miedo saber que tomamos las decisiones incorrectas, que el camino que elegimos no fue el correcto.

Otros tantos quieren viajar al pasado, quieren conocer la verdadera historia de nuestro mundo, quieren saber si todos esos relatos que siempre hemos escuchado son verdad.  De manera personal, también nos gustaría viajar al pasado para entender más de nosotros mismos o para volver a llenar esos vacíos en nuestra mente que ahora existen.   Aunque esto es cierto, el mayor deseo para viajar al pasado es para tratar de cambiar la historia, tratar de salvar al mundo de alguna catástrofe que cobró miles de vidas,  aunque también nos gustaría dar un consejo a nuestro yo más joven o cambiar alguna decisión de la cual nos arrepentimos ahora.

El tiempo sigue siendo una incógnita para nosotros. Más allá de minutos y segundos, no estamos seguros de lo que el tiempo significa y mucho menos podemos controlarlo, solo podemos medirlo desde perspectivas muy particulares.

Desde pequeño, siempre he sido un gran fan del tema de los viajes en el tiempo, especialmente después de ver una de las películas que incluso ahora siguen siendo de mis favoritas “Volver al futuro”.

bttf_072214_1280_1280w

A inicios de este año me encontré por casualidad con el libro “Viajar en el tiempo de James Gleick”, debo decir que lo disfruté mucho. Este  libro es una recopilación de pensamientos e ideas de  varios físicos, escritores,  cineastas , filósofos y que han plasmado en sus obras la posibilidad, las repercusiones, y las razones del ser humano por viajar en el tiempo, un tema que sencillamente  forma parte de nuestra cultura,  en el cine, en la literatura e incluso en nuestros pensamientos.

A lo largo del libro, Gleick aborda los aspectos más importantes de este tema  , la evolución ideológica del tiempo en nuestras sociedades así como las diferentes perspectivas que nos hacen concebir el tiempo de manera diferente. Si eres amante del tema de los viajes en el tiempo, es una lectura obligatoria.

Si algo hemos aprendido de los viajes en el tiempo es que incluso las pequeñas decisiones tienen un impacto enorme en el futuro. Estamos acostumbrados a pensar únicamente en los primeros efectos de una acción pero pocas veces nos ponemos a pensar en los segundos o terceros efectos y es ahí donde se desata un efecto mariposa.

Tal vez nunca podremos controlar el tiempo y será el mismo quien lo dirá.  Quizás lo único que hoy podemos hacer es controlar nuestro propio tiempo, mejorar nuestra relación con él y sobre todo entender que incluso las decisiones pequeñas de hoy, tendrán un efecto increíble el día de mañana. Al mismo tiempo, llegamos a este punto de tiempo gracias a cada una de los pequeños pensamientos y decisiones que tomamos en el pasado, por lo menos así es como ahora entendemos que el tiempo funciona.